Sonata de invierno

La Sonata de invierno (1905). El marqués es herido en una guerra carlista y se recupera en un convento de Navarra. Valle-Inclán nos presenta a un aristócrata católico, elitista, orgulloso y engreído, al que le gusta escandalizar. Se le identifica con el diablo en su forma de actuar y en sus expresiones vemos algo de satanismo aún siendo católico. Como todo Don Juan no se atiene a las normas, sino al deseo, y le gusta que sea difícil. En el convento le cuida una jovencita a la que él intenta seducir. La madre abadesa se da cuenta y habla con él. Finalmente se dice que es la hija del marqués y aun así continúa seduciéndola.

Fuente del recurso: Colección El Aleph

Fuente de la descripción: Wikipedia